La Universidad de Padres es mucho más que una escuela de padres. Un lugar de encuentro para familias abierto 24x7, donde no solo encontrarás los cursos para padres específicos y adaptados a la edad de tu hijo, también formarás parte de la Tribu UP.

La tribu nos acompaña, entiende, ayuda, confronta ideas y opiniones... Diferentes espacios para acompañarnos como padres y madres en la tarea de educar a nuestros hijos.

Por una una maternidad consciente, informada y positiva. No ofrecemos recetas ni soluciones mágicas. Ponemos a tu disposición contenidos y recursos educativos para que tomes las decisiones que mejor se adaptan a tu proyecto familiar.

¡Bienvenido a la Tribu!
Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  8 claves para reducir el uso de pantallas tras el confinamiento

8 claves para reducir el uso de pantallas tras el confinamiento

¿Qué habría sido del confinamiento sin tecnología? ¿Cómo habríamos vivido esta experiencia sin internet? Seguramente bastante peor de lo que lo hemos hecho. Sin embargo, la situación ha hecho que la tecnología haya ocupado un lugar preeminente en nuestras vidas durante los últimos meses. El uso de internet aumentó hasta un 80% durante el aislamiento. El problema es que nuestros hijos se han acostumbrado a este sobre uso, y ahora cuesta retomar los antiguos límites y acuerdos. En este artículo, la psicóloga Itxaso Serrano nos proporciona claves para facilitar este regreso a la normalidad de nuestros adolescentes en lo que a tecnología se refiere. 

Mayor uso de la tecnología en el confinamiento

Con la situación actual de desescalada, la sociedad comienza a despertar y a salir de su letargo instalado durante estos últimos meses. Todos hemos hecho un mayor uso de la tecnología en videollamadas, redes sociales, mensajes de WhatsApp, videojuegos, consultas por internet, plataformas de series y películas… Todo esto ha sido el gran puente que ha unido a las personas. En las casas donde hay adolescentes, este aumento se ha notado con más intensidad, llegando en ocasiones al abuso.

En esta edad, se busca con mucha más intensidad estar en contacto con su grupo de iguales y menos con la familia, por lo que han pasado mucho más tiempo en sus habitaciones, haciendo uso de estas nuevas tecnologías para divertirse y evadirse. 

Los expertos comentaron al principio de la pandemia que era importante seguir manteniendo las normas y límites en casa, teniendo en cuenta, eso sí, la nueva situación y ser más flexibles en las normas. Ahora, con el progresivo desconfinamiento y el regreso al mundo exterior, los padres y cuidadores tienen la complicada tarea de que el uso de internet regrese a niveles anteriores al confinamiento. 

Las familias pueden ayudar a los miembros más jóvenes de la familia a tener un consumo y uso responsable de internet.

Cómo gestionar la vuelta a la normalidad

A continuación presentamos algunas orientaciones prácticas para las familias, que pueden ir gestionando una disminución del uso y tiempo de pantallas: 

  • Predicar con el ejemplo: siendo un modelo saludable los jóvenes tendrá en quien mirarse y aprender.
  • Utilización mayoritaria de la conexión a internet en lugares comunes de la casa.
  • Hacer un uso compartido de internet. Un adulto les enseñará como actuar ante un posible riesgo.
  • Establecer horarios de uso.
  • Gestionar qué tipo de material consumen en la red.
  • Hablar con los jóvenes sobre la importancia de los buenos hábitos en las redes sociales.
  • Utilizar internet para un fin determinado y que se especifique previamente.
  • Animar a tener un tiempo en familia sin pantallas y fomentar un ocio no tecnológico.

Con paciencia, comprensión, coherencia y amor se recuperará la buena convivencia en casa y se mantendrá un equilibrio entre la puesta de límites y ofrecer apoyo afectivo. 

 

Itxaso Serrano González es Psicóloga experta en adicciones en APAL (Asociación para la ayuda al Ludópata) M-22513 , y ha colaborado con la UP hablando sobre el peligro de la ludopatía en jóvenes, un problema que nos sigue preocupando y al que no dejamos de prestar atención. 

Y tú ¿qué opinas?