La Fundación Educativa Universidad de Padres es un Centro de Investigación educativo dirigido por José Antonio Marina. Nuestro proyecto pedagógico y educativo está dirigido a padres y madres, como ayuda en el proceso educativo de sus hijos. Además se suman la investigación, la formación de docentes y otros profesionales y la elaboración de programas específicos para la prevención o el tratamiento de problemas educativos.
Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  El riesgo y la incertidumbre en el entorno económico

El riesgo y la incertidumbre en el entorno económico

“¿Cuándo fue la última vez que te arriesgaste?” “Quien no arriesga, no gana”. Nuestra vida diaria está llena de frases como ésta, que te repiten una y otra vez anuncios de televisión, gurús empresariales, o manuales de autoayuda. Pensamos que los que nos lo aseguran tienen razón, y  que una actitud abierta a la toma de riesgos nos ayuda a progresar. Pero, a la hora de la verdad, nos asusta perder el control.

El problema es que, queramos o no, nos vemos obligados a vivir en entornos complejos,  de una enorme incertidumbre y volatilidad. Pongamos como ejemplo la economía. El entorno económico es uno de los más dinámicos e impredecibles, un sistema de influencias mutuas del que todos participamos y en el que se mueven fuerzas muy diversas que afectan a nuestras vidas. En este tipo de entornos, los “cisnes negros” son muy frecuentes. Nassim Nicholas Taleb describe así a los sucesos a gran escala, imprevisibles, irregulares y con unas consecuencias de muy gran alcance que sorprenden y perjudican a los observadores que no los han previsto. ¿Quién podía imaginar lo que iba a suceder el 11 de septiembre en Nueva York, o las enormes consecuencias que tendría la  crisis que desencadenaron las hipotecas-basura en el año 2008? Nos obsesiona evitar riesgos como esos, pero no podemos ignorar que se producen con bastante frecuencia, y tampoco podemos rendirnos a ellos por considerarlos inevitables. Es muy difícil prever un suceso que cause un daño tremendo, aunque sí podemos determinar nuestra sensibilidad a este tipo de daños, fortalecer nuestros puntos débiles para evitar sus peores consecuencias. Este es el enfoque de Taleb.

Mihir Desai es un profesor de la Harvard Business School, preocupado por analizar las finanzas con una visión humanista, empleando las historias, para que podamos entender su presencia en nuestras vidas y su importancia. En su libro “La sabiduría de las finanzas”, las presenta como una manera de entender el papel que el riesgo y el azar desempeñan en nuestras vidas. Considera que las finanzas nos proporcionan las herramientas necesarias para navegar en un mundo incierto. El riesgo se encuentra en todas partes y no se puede evitar. Coincide con Taleb en que lo único que podemos hacer es tratar de gestionar sus consecuencias. Los contratos de seguros nacieron precisamente para esto, son la forma primaria de gestión del riesgo.

Pero ¿cómo hacemos para gestionar el riesgo en mercados imposibles de asegurar, como puede ser el mercado de los matrimonios o relaciones de pareja? Desai nos sitúa en la época de las novelas de Jane Austen, la Inglaterra de principios del siglo XIX. Un período histórico en la que se esperaba que las mujeres se dedicasen a buscar un marido con una buena renta, para de esta manera asegurarse la vida. Las opciones que le quedaban a una mujer con otro tipo de inquietudes eran prácticamente inexistentes. En aquella época estaban de moda en las finanzas inglesas los bonos perpetuos o consols que aumentaban las riquezas de las familias que contaban con ellos, y los afortunados que las poseían eran codiciados como futuros maridos. Esto planteaba un problema muy complejo, el problema de cómo distribuir tu tiempo y energía entre un conjunto de elecciones. ¿Cómo sabré cuál es mi mejor opción? ¿Cómo gestiono el riesgo de escoger al candidato equivocado? El personaje de Violet en la novela “Phineas Finn”, de Trollope, le sirve a Desai para presentar las dos herramientas más importantes de gestión del riesgo, muy empleadas en el mundo de las finanzas: las opciones y la diversificación.

La estrategia de diversificación recomienda que nos aseguremos de tener abiertas un número alto de alternativas para cuando estemos listos para hacer una elección; una vez que nos hayamos hartado de intentar decidirnos, podremos de esta manera elegir el mejor entre las alternativas a nuestro alcance. En realidad, lo que nos está diciendo esta estrategia es que no debemos poner todos los huevos en la misma cesta. En finanza, tener un portfolio de inversiones nos permite esperar al momento justo para invertir, y además nos permite seguir la evolución de esas inversiones. Representan libertad y oportunidad. La segunda herramienta presentada por Desai es la de las opciones. El filósofo presocrático Tales de Mileto fue de los primeros en emplearla. Tales, preocupado por su situación económica, quería hacerse rico. Y se le ocurrió aprovechar su habilidad para predecir el resultado de una buena cosecha de aceitunas. Invirtió el dinero que tenía en pagar unas cantidades bastante bajas para adquirir la opción de arrendar en un futuro  las prensas de las aceitunas, si así lo desease. Al haber pagado esa opción preferente, que podría ejercer o no, tenía mucho que ganar (enriquecerse si había una buena cosecha de aceitunas y pocas prensas que no trabajase él), y bastante poco que perder. Era un riesgo controlado. Las stock options, en finanzas, tienen un mecanismo similar, que cuenta con sus ventajas e inconvenientes, en función de diferentes cuestiones.

En los sistemas complejos las interdependencias son muy estrictas: el aleteo de una mariposa en Brasil puede provocar un tornado en Texas. El entorno económico es un sistema complejo. Aprender a convivir con el riesgo y gestionarlo nos ayudará a movernos mejor en él y a progresar.