La Fundación Educativa Universidad de Padres es un Centro de Investigación educativo dirigido por José Antonio Marina. Nuestro proyecto pedagógico y educativo está dirigido a padres y madres, como ayuda en el proceso educativo de sus hijos. Además se suman la investigación, la formación de docentes y otros profesionales y la elaboración de programas específicos para la prevención o el tratamiento de problemas educativos.
Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  Horarios flexibles para una vida mejor

Horarios flexibles para una vida mejor

horarios flexibles por una vida mejor

Uno de los temas recurrentes cuando hablamos de conciliación es el de los horarios imposibles y el ritmo endiablado que se nos ha impuesto y que muchas veces nos impide, no solo conciliar sino llevar una vida completa y armónica. Porque necesitamos tiempo para nosotros mismos y nuestros seres queridos, para cuidarnos y también para divertirnos y descansar.

En la UP seguimos el trabajo de la asociación ARHOE, que lucha por facilitar la conciliación y por conseguir unos horarios flexibles, racionales y humanizados en España, incluyendo horarios laborales, comerciales e incluso televisivos. 

 

«No tengo tiempo para nada», «el día no me cunde, no me da de sí» o «necesito días más largos para poder llegar a todo» son algunas de las frases que podemos escuchar habitualmente entre las personas que nos rodean o incluso de nosotros mismos.

El uso que hacemos del tiempo suele pasar por momentos de zozobra, tormenta y gestión caótica.

Bienvenidos a la “sociedad del cansancio”

Al finalizar la jornada, son muchas las personas que terminan agotadas en lo que está siendo la sociedad del cansancio, donde nuestro ritmo de tareas, obligaciones y traslados de un sitio a otro provoca que nuestros niveles de estrés y ansiedad vayan en aumento.

¿Cómo hemos llegado a esto? Una sociedad moderna basada en hacer cosas de manera constante nos mete en una dinámica donde trabajamos muchas horas para obtener ingresos o crearnos una estabilidad laboral. Queremos que nuestros hijos saquen adelante sus estudios, además de hacer deporte, aprender idiomas y otras actividades extraescolares, que les mantengan «ocupados» mientras trabajamos.

Además, se añade que la cultura del ocio que nos hemos autoimpuesto es agotadora. Necesitamos ver más cosas, experimentar novedades, estar al día en las últimas tendencias, tener todo lo que podamos y tenerlo en el mismo instante en que lo deseamos. Esta otra sociedad de la inmediatez, alimentada por la tecnología que nos permite tener casi todo al alcance de un clic, también ha influido en la manera de gestionar nuestro tiempo.

Según los expertos, algunos padres y madres pasan más tiempo con sus aparatos tecnológicos que hablando o jugando con sus hijos. Y, por supuesto, los hijos nos imitan.

La importancia de gestionar nuestro tiempo

Jornadas laborales extensas, horarios escolares y extraescolares que impiden que los niños tengan otra actividad como jugar y una cultura del ocio extenuante y agotadora son algunos de los motivos de que tengamos unos horarios irracionales.

El estrés ya es la enfermedad que causa más bajas laborales y de mayor duración en el siglo XXI, y esto no deja de ser una pandemia que nos afecta por todo nuestro alrededor.

Es por eso que desde ARHOE llevamos más de 15 años abogando por un uso racional del tiempo que favorezca tener unos horarios flexibles y más humanos.

Son muchas personas, según los últimos estudios, que están dispuestas a renunciar a parte de su salario en favor de unas medidas de conciliación de la vida laboral que les permita tener más tiempo para ellas mismas y para su entorno. Por eso en ARHOE hablamos de la conciliación como un derecho fundamental e irrenunciable.

Mejorando la calidad de vida

Un estado de bienestar no puede tener tal denominación si no permite que sus ciudadanos tengan una calidad de vida que les permita compatibilizar la vida personal y la profesional.

Son ya bastantes las empresas que apuestan por medidas de conciliación y flexibilidad laboral para favorecer la plena integración de la vida de sus empleados con sus tareas profesionales.

El teletrabajo, la flexibilidad de los horarios de entrada y salida del puesto de trabajo, la organización de la jornada de trabajo por parte de las personas, el horario de comida en una hora o menos o el trabajo por objetivos son algunas de las medidas que más eficaces se están mostrando para poder alcanzar una conciliación real. Además, la aplicación de dichas medidas repercute en una mayor productividad y mejora de resultados para las empresas, que tienen trabajadores más satisfechos y comprometidos, aparte de reducir el absentismo y las bajas laborales debido al estrés o agotamiento.

¿Y qué hacemos con los horarios escolares? El verdadero reto está en poder armonizarlos con los horarios laborales. Si las empresas pueden dar horarios flexibles a sus trabajadores, también podría hacerse en las escuelas.

Decía nuestro presidente de honor, D. Ignacio Buqueras, que si los abuelos y abuelas de este país manifestaran que no se pueden hacer cargo de los nietos durante un día y se pusieran en huelga, España se paralizaría. Y no le faltaba razón, ya que en esta «cadena de favores» de los abuelos, familiares o conocidos en «recógeme tú al niño, que no llego» estamos usurpando, sobre todo a nuestros mayores, de su merecido descanso en esta etapa de su vida, metiéndoles obligaciones por nuestro ritmo de vida.

Si los horarios escolares permitieran esa flexibilidad, que posibilitara que los pequeños puedan realizar actividades en la escuela y que, a la vez, les permitan desarrollarse como niños, estaríamos más cerca de poder conseguir unos horarios más humanos para nuestros escolares.

Relación familia y escuela

La familia como núcleo principal de convivencia y realización personal es la que más sufre estos «locos horarios». Por ello, desde la educación, tanto en la escuela como en la familia, debemos sensibilizar y educar a nuestros hijos en la importancia de hacer un mejor uso del tiempo.

Finalmente, desde el programa de ARHOE ¿Cuánto tiempo tienes para mí?, que desarrollamos a través de tres líneas principales (concurso escolar, talleres para estudiantes de Primaria y Secundaria y cuestionario dirigido a los padres), no dejan de inquietarnos los mensajes que, año tras año, nos trasladan los niños y que se resumen en el siguiente: «Me gustaría que mi padre y mi madre pasaran más tiempo conmigo». Esta frase es la que nos debe impulsar a gestionar mejor el tiempo para poder dedicarlo a lo que es verdaderamente importante.

Vicepresidente AROHE, Ángel Largo
Vicepresidente AROHE, Ángel Largo
No Comments
Post a comment