La Fundación Educativa Universidad de Padres es un Centro de Investigación educativo dirigido por José Antonio Marina. Nuestro proyecto pedagógico y educativo está dirigido a padres y madres, como ayuda en el proceso educativo de sus hijos. Además se suman la investigación, la formación de docentes y otros profesionales y la elaboración de programas específicos para la prevención o el tratamiento de problemas educativos.
Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  ¿La hiperconexión es el éxtasis del pueblo?

¿La hiperconexión es el éxtasis del pueblo?

Vivimos en una sociedad hiperconectada, donde la atención se ha convertido en la piedra angular de la codicia de las grandes empresas tecnológicas. Sean Parker , cocreador de Facebook, reconocía que la red fue diseñada para “explotar la vulnerabilidad humana” y “consumir la mayor cantidad de tiempo de atención consciente”. Para lograrlo, los diseñadores de las redes sociales, videojuegos, etc., han usado las ciencias del comportamiento con el objetivo evidente: cuanto más tiempo estemos enganchados, mejor.

Estar conectado nos produce unas sensaciones placenteras y de una cierta omnipotencia; podemos tener acceso a cualquier información, divertirnos, ver una película, escuchar cualquier música de forma inmediata y sin esfuerzo. Recibimos refuerzos sociales (los más potentes) si escribimos algo en Facebook o colgamos una foto en Instagram.  Siempre habrá algún “amigo” para añadir un “me gusta” o un comentario agradable.

Otro elemento mantenedor de la conexión continua es la idea de que los refuerzos que nos mantienen atentos a la pantalla son ilimitados. Podríamos estar varias vidas percibiendo elementos sorprendentes en la red… pero, la hiperconexión puede tener también unos efectos secundarios como:

Confusión de lo real con lo inmediato

Podemos llegar a pensar que lo real es solo lo que está pasando aquí y ahora. El futuro y el pasado dejan de existir.

Hipoconexión emocional

La estimulación externa es tan poderosa que no tenemos tiempo para conectar con las emociones propias

Hipoconexión cognitiva

Reflexionamos poco sobre por qué hacemos lo que hacemos.

Hipoconexión espiritual

Nos planteamos poco el sentido nuestra vida porque solo existe el aquí y el ahora. (no vemos más allá)

Relaciones superficiales

Tenemos relaciones superficiales donde nos comunicamos por WhatsApp sin darnos cuenta que obviamos la parte no textual de la comunicación. Esta singularidad produce muchos malentendidos que nos llevan a soportar situaciones de gran malestar emocional.

En esta última semana el gobierno español ha incluido en la Estrategia Nacional sobre adicciones 2017-2024, la adicción a Internet. En este mismo documento revelan que un 18% de los adolescentes españoles son adictos al uso de las NNTT. Diversos autores están hablando de adicciones del comportamiento, que estarían compuestas por seis ingredientes: Objetivos atractivos; feedback positivo; experiencias irresistibles e impredecibles; sentido de progreso; apariencia de relaciones sociales sólidas y tensiones no resueltas habituales que exigen ser resueltas inmediatamente (“Irresistible”, A. Alter, Paidós, 2018).

Ante este panorama comenzamos a hablar del derecho a la desconexión o de la siesta digital. Han sido noticia las declaraciones de muchos famosos de que están abandonando las redes. En España, en un artículo publicado en el diario El Mundo, el escritor Lorenzo Silva se despedía de sus seguidores en Twitter. Termina el artículo con una cita de Michel Houellebecq que es esperanzadora

“Cada individuo tiene sin embargo en su mano producir en sí mismo una suerte de revolución fría, situándose por un instante al margen del flujo informativo-publicitario. Es muy fácil de hacer; incluso nunca fue tan simple como hoy adoptar, en relación al mundo, una posición estética: basta con dar un paso a un lado”

La Universidad de Padres está de acuerdo con esta declaración del novelista francés. Ante la cruzada de las grandes empresas tecnológicas por conseguir nuestra atención, todos nosotros tenemos grandes armas para combatirlos: la educación, nuestra voluntad, el pensamiento crítico, la creatividad, el desarrollo de las funciones ejecutivas para tomar decisiones, el pensamiento ético. El seminario de Nuevas Tecnologías, un nuevo enfoque de habilidades TIC  de la UP trabaja todas estas competencias con los padres dando una visión optimista de las Nuevas tecnologías, sabemos que es posible educar a nuestros hijos en su buen uso sin tener que renunciar de forma drástica a las inmensas posibilidades que nos abre la inmersión en la Sociedad digital. Nosotros, los ciudadanos construimos esta sociedad y podemos hacerlo mucho mejor que las grandes empresas tecnológicas.

Si quieres saber más

Tutor de la Universidad de padres. Psicologo especialista en preadolescencia y adolescencia. Tiene consulta privada y trabaja como orientador en colegios de Madrid.

No Comments
Post a comment