La Fundación Educativa Universidad de Padres es un Centro de Investigación educativo dirigido por José Antonio Marina. Nuestro proyecto pedagógico y educativo está dirigido a padres y madres, como ayuda en el proceso educativo de sus hijos. Además se suman la investigación, la formación de docentes y otros profesionales y la elaboración de programas específicos para la prevención o el tratamiento de problemas educativos.
Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  ¿Van a perder el tranvía del deseo ?

¿Van a perder el tranvía del deseo ?

Una preocupación generalizada de los padres y madres  de los adolescentes es que  perciben a sus hijos  como seres con poca autonomía y motivación.  Parece que están esperando siempre a que alguien les diga cómo tienen que divertirse, lo que es popular y lo que no es popular, parece que el deseo viene impuesto desde fuera. Por otra parte parece que les cuesta distinguir entre lo que quieren y lo que les apetece en cada momento.  Hasta aquí hemos hablado de dos elementos internos de la motivación:  El deseo y los objetivos. El tercer elemento es de los elementos facilitadores de la motivación. Este elemento se sitúa en un plano externo. En los últimos años se ha avanzado mucho en los elementos facilitadores de la motivación. De este modo se busca que los niños se diviertan aprendiendo, que se sientan partícipes de lo que aprenden, la presentación de la información debe ser amena y sorprendente… Hay infinidad de actividades para que los niños y adolescentes se entusiasmen con la música, los deportes, la cocina, los viajes, la lectura.  Todo esto son oportunidades fantásticas para ilusionarse por las cosas y aprender pero parece que hay una sobredimensión de lo externo que eclipsa los elementos internos de la motivación.  Es fácil escuchar que si el niño no aprende piano es porque el método no es adecuado  o el profesor no sabe adaptarse para motivar.

Los tres elementos de la motivación

Por otra parte muchos de nuestros adolescentes tienen lo que quieran incluso antes de desearlo y se han acostumbrado  a vivir en la zona de confort del “no deseo”.

Soportar una cierta frustración, admitir que para que lo que uno quiere hay que renunciar muchas veces a lo que me apetece y ligar el esfuerzo con sus  objetivos, puede ser un buen comienzo para que los padres y madres les ayudemos a decidir entre, seguir esperando o, tomar el tranvía del deseo.  Lo que decidan será su responsabilidad..

Tutor de la Universidad de padres. Psicologo especialista en preadolescencia y adolescencia. Tiene consulta privada y trabaja como orientador en colegios de Madrid.

No Comments
Post a comment