Up!family es mucho más que una escuela de padres. Es un lugar de encuentro para familias abierto 24x7, donde no solo encontrarás los cursos para padres específicos y adaptados a la edad de tu hijo, sino que además también formarás parte de la tribu UP.

La tribu UP nos acompaña, entiende, ayuda, alienta, anima... En ella encontramos diversos espacios para acompañar a madres y padres en la maravillosa tarea de educar a nuestros hijos.

Por una una maternidad consciente, informada y positiva. No ofrecemos recetas ni soluciones mágicas, pues sabemos que no existen. Ponemos a tu disposición contenidos y recursos educativos para que tomes las decisiones que mejor se adaptan a tu proyecto familiar.

¡Bienvenido a la tribu UP!


Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  Navidad y consumismo

Navidad y consumismo

El consumismo extremo es un problema actual de la sociedad en la que vivimos. No obstante, cada vez comienza a generarse a una edad más temprana. En ocasiones, puede provocar una ceguera al no valorar lo que realmente tenemos que, en muchas ocasiones, por no decir casi siempre, es suficiente para ser feliz. 

Por este motivo, hoy os recomendamos una historia submarina para prevenir el consumismo en los más pequeños La ballena que quería más, de Rachel Bright y publicado por la editorial Edelvives. A través de este álbum ilustrado abordaremos los temas utópicos de la felicidad y el consumismo. 

El cuento trata de una ballena llamada Harry que acumula todos los objetos que encuentra a su paso; en el mar le temen precisamente por eso. Sin embargo, y a pesar de todo lo que tiene, nada le hace sentirse feliz y a gusto consigo mismo. Será la cangrejo Cristal quien le hará reflexionar acerca de su afán acaparador. Harry devolverá lo que ha ido sustrayendo y volverá la paz y la concordia al mar.

Este álbum ilustrado cuenta, con unas maravillosas ilustraciones de Jim Field y una magnífica lectura, en rima, que animará a leer a los niños y niñas. Este tipo de cuentos, escritos en rima, son, además, un elemento esencial para el correcto aprendizaje del lenguaje, lo cuál tiene una repercusión positiva, ya que les ayuda a desarrollar su conciencia fonológica, pilar básico para aprender a leer y a escribir.  
Con las rimas los niños y niñas aprecian la musicalidad, el ritmo y la sonoridad del lenguaje y aprenden, de forma divertida y lúdica, que las palabas están formadas por sonidos.

Otro valor añadido, de esta magnífica historia, es la reflexión que aporta respecto al consumismo y la felicidad. A medida que transcurre la historia aparecen en mayúsculas, en negrita y de mayor tamaño una serie de palabras que, precisamente por eso, llamarán la atención de todos, palabras importantes para abordar el tema del consumismo y la felicidad, como: MISIÓN, NUNCA, MÁS, ACUMULABA, PERFECCIÓN, SOMBRA, PRESTAD ATENCIÓN, CUIDARSE, DEBES PARAR…, que nos brindarán la oportunidad de mantener una conversación con nuestros hijos e hijas, pues son palabras que nos harán reflexionar y nos dejarán en aprendizaje que está implícito en ellas. 

A veces, como padres y madres nos llegan frases de nuestros hijos o hijas, tales como:

–Mamá , papá, a mi compañero le han comprado…, yo también lo quiero.

Soy la única de la clase que no lo tiene…

Necesito…, pero lo necesito ya. 

Mi amigo para su cumpleaños ha llevado para cada compañero…, pues yo más.

Cuantos padres y madres han sentido la presión o han tenido el sentimiento de culpabilidad ante estas preguntas. Pero lo realmente importante es enseñar, en el entorno familiar, qué es el consumismo responsable, haciéndoles reflexionar acerca de la necesidad de aquello que nos están pidiendo en ese momento.

Puede resultarnos una labor ingente en la crianza de nuestros hijos e hijas, puesto que vivimos en una sociedad que invita al consumismo y, seguramente, el entorno en el que se mueven tampoco ayudará. Pero somos nosotros, sus padres y madres, los que debemos dar ejemplo enseñándoles el valor que tienen las cosas.

Cariño, ¿eres feliz?

Cuantas veces, como padres y madres, nos habremos hecho esta pregunta pensando en la felicidad de nuestros hijos e hijas. Pero: ¿a qué nos referimos realmente cuando hablamos de felicidad? 

La utopía de la felicidad puede a llegar a ser la infelicidad, ya que en la mente de todos ronda siempre un objetivo al que aspiramos: ser feliz. Y cuando nos convertimos en padres y madres ya no solo buscamos nuestra propia felicidad, sino que añadimos la búsqueda de la felicidad de nuestros hijos e hijas.

La felicidad de nuestros hijos e hijas residirá siempre en el tiempo de calidad que les dediquemos y no en la cantidad de regalos que les ofrezcamos. 

Se acercan las Navidades, una época del año donde el consumismo puede ser aún más significativo. Es por eso que puede ser el momento idóneo para enfatizar y trabajar este tema en casa. Los hogares se llenan de catálogos de juguetes, las redes sociales y la televisión invitan al consumismo… Todo esto hace casi obligatorio transmitirles lo que es realmente necesario en la vida, hacerles conscientes del valor de las cosas y educarles en un consumo responsable. No por tener más serán más felices. A veces cuanto más tenemos, independientemente de la edad, más queremos y así no conseguiremos sentirnos plenos, porque siempre ansiamos más y más cosas. 

Por otro lado, se puede dar también el caso de familias que intentan resarcir el tiempo, que no están presentes con sus hijos e hijas, comprándoles regalos con el fin de compensar esa ausencia. Esta práctica puede resultar nociva, para nuestros hijos e hijas, y puede implicar tener que reeducar esos hábitos, para no caer en el consumismo negativo. 

Consejos para educar en un consumismo responsable

Compartimos, a continuación, una serie de tips que podemos trabajar en casa con nuestros hijos e hijas:

  1. Evitar las compras impulsivas. No darles siempre aquello que pidan en cualquier momento. La felicidad no reside en las cosas, sino en las personas y en el tiempo que pasamos con ellas. Ofrecer tiempo de calidad en familia, aunque a veces pensemos, como padres y madres, que no es el suficiente por atender a nuestros quehaceres diarios. Hay que hacerles ver que la cantidad de juguetes no da la felicidad. Tienen que aprender a conocer el valor de las cosas.
  2. Establecer una serie de límites de compras y saber qué es lo realmente necesario en cada momento. Cuando lleguen épocas de regalar, como cumpleaños, ratoncito Pérez, Navidad…, no debemos pasarnos con los regalos.
  3. Fomentar desde el hogar un consumo responsable siendo nosotros, los padres, su ejemplo a seguir. Debemos predicar con el ejemplo
  4. Enseñarles a ahorrar y a administrar su propio dinero. De esta manera, cuando quieran comprarse algo conocerán el valor de las cosas y utilizarán, para ello, sus ahorros.

En este sentido, y siendo conscientes de la importancia de adquirir nociones básicas y hábitos adecuados sobre las finanzas, para trasladar este aprendizaje a nuestros hijos e hijas, hemos desarrollado junto a Banco Santander y Finanzas para mortales, un curso online gratuito «Finanzas para familias» que aporta conocimientos para empoderarnos en la gestión de la economía familiar.

La educación financiera empieza en casa.

De la misma manera y, atendiendo a la importancia que le damos a este tema en Up!family, el consumo responsable ha sido también objeto de uno de nuestros webinars con el título «Cómpramelo, me lo pido todo», con Carlos Ballesteros,

La ballena que quería más añade, en su última página, «necesitamos muy poco para tener suficiente». Aunque a veces creamos que la verdadera felicidad reside en lo material, si nos paramos a pensar, somos mucho más felices haciendo planes en familia. 

Educar a nuestros hijos e hijas en un consumo responsable les enseña a crecer como ciudadanos comprometidos y responsables.

Esta es la mejor manera, que tenemos los padres y madres, de transmitir el amor a nuestros hijos e hijas.

Maestra de educación infantil y tutora de Up!family.

1 Comment
  • Laura Abellan
    14 diciembre, 2021

    Genial publicación, especialmente estás fechas. Educar a los peques en el consumo responsable es un valor excepcional para crear adultos comprometidos con su bienestar personal y social.
    Estoy contigo querida Ghada, menos es más !

Y tú ¿qué opinas?