Up!family es mucho más que una escuela de padres. Es un lugar de encuentro para familias abierto 24x7, donde no solo encontrarás los cursos para padres específicos y adaptados a la edad de tu hijo, sino que además también formarás parte de la tribu UP.

La tribu UP nos acompaña, entiende, ayuda, alienta, anima... En ella encontramos diversos espacios para acompañar a madres y padres en la maravillosa tarea de educar a nuestros hijos.

Por una una maternidad consciente, informada y positiva. No ofrecemos recetas ni soluciones mágicas, pues sabemos que no existen. Ponemos a tu disposición contenidos y recursos educativos para que tomes las decisiones que mejor se adaptan a tu proyecto familiar.

¡Bienvenido a la tribu UP!


Contacta con nosotros:
secretaria@universidaddepadres.es

Blog

Home  /  Blog UP   /  Septiembre: la importancia de establecer hábitos y rutinas

Septiembre: la importancia de establecer hábitos y rutinas

Con la llegada de septiembre comienza la vuelta al día a día. Empiezan, de nuevo, las rutinas, tan necesarias en los más pequeños y, en realidad, para toda la familia.

Se hace imprescindible volver a la normalidad de nuestras vidas cotidianas, pero, a veces, este proceso, puede resultar costoso tras la vuelta de las vacaciones, pues la falta de horarios y hábitos han podido ser la clave del descanso.

Por ello, es importante establecer y retomar, de manera paulatina, esos hábitos y rutinas, que hemos dejado de lado durante el periodo estival, porque para nuestros hijos e hijas son necesarios, por varios motivos.

Beneficios de las rutinas

Las rutinas son vitales para el desarrollo de los niños, respetando y teniendo en cuenta, como siempre, los distintos ritmos de aprendizaje.

Sabemos que les aportan una gran seguridad y benefician su manera de actuar. Una vida sin rutinas puede ser un caos para los más pequeños, pues el hecho de no saber qué va a acontecer, les puede generar, en ocasiones, estrés. En cambio, un niño que sabe qué es lo que viene después de cada cosa, siente tranquilidad en cada situación y tiene una mayor independencia en sus actos.

Además de esta seguridad de la que hablamos, las rutinas aportan en los pequeños, tranquilidad y bienestar. Esa calma que nos da el hecho de saber lo que va a pasar o anticipar lo que puede ocurrir, les ayuda a reducir la ansiedad. En ocasiones, incluso, puede hacer disminuir las rabietas o los enfrentamientos con los hijos e hijas, que se generan, a diario, en nuestros hogares por cosas tales como el baño, la hora de dormir o de despertar, la ropa que debe ponerse o los deberes.

Por otro lado, estas rutinas que podemos establecer en casa también ayudan a generar autonomía en nuestros hijos e hijas, a la vez que confianza, aspecto que ayudará en su autoestima e independencia para empezar a hacer algunas las tareas ellos solos.

Lejos de lo que podríamos pensar, la rutina no es enemiga de la creatividad ni de la espontaneidad infantil. Dado que el hecho de tener unos buenos hábitos adquiridos va a aportar seguridad al entorno de nuestros hijos, sabemos que un niño que se siente seguro está más dispuesto a crear, innovar e incluso a probar cosas nuevas. Niños que acostumbran a lavarse los dientes, a organizar su mochila, a prepararse el desayuno, etc., adquieren, poco a poco, esos hábitos y aprenderán a hacer tareas sin necesitarnos a nosotros, sus padres y madres.

La regularidad en los hábitos, la constancia, o perseverancia son valores que irán adquiriendo y que le serán muy útiles a lo largo de toda su vida.

Sabemos que el éxito es fruto del trabajo y la constancia por parte de todos.

Cómo restablecer las rutinas

Os dejamos una serie de consejos que consideramos importantes, para poder ayudaros en esta labor.

  • La importancia del tiempo: establecer unas horas fijas para el sueño, la hora de cada comida y la hora del baño. Escoge la hora que mejor se acomode al horario de tu familia y tu hijo o hija y respétala cumpliendo con ella en la medida de lo posible. Luego, en base a ella, añade la hora para estudiar, jugar, realizar clases extraescolares o hacer la siesta. Recuerda que la creación de hábitos y rutinas en los niños y niñas es un proceso que requiere paciencia y trabajo en familia para que sea exitoso. Si cumplimos con esas horas, tendremos la mitad del camino recorrido con nuestros hijos e hijas.
  • Es importante, para ayudar a los más pequeños en esas rutinas y hábitos, que establezcamos una serie de actos unos a continuación de otros, para que sepan qué va antes y que va después de cada acción, o bien nos podemos ayudar de pictogramas que podremos realizar de manera conjunta, para visualizarlos en el momento que sea necesario. Por ejemplo, después de un juego activo realizado en la tarde, se acontece después uno tranquilo, para que posteriormente llegue la hora del baño, la cena, cepillado de dientes, cuento y la hora de dormir.
  • Debe realizarse todo con una actitud muy positiva, ya que ellos se ven reflejados en nuestra actitud. Hay que tener mucha paciencia para volver a trabajar y reeducar ciertos hábitos que ya tenían adquiridos, alejados siempre de las amenazas o chantajes.
  • Aconsejamos que el establecimiento de los hábitos y rutinas se recuperen una vez que se vuelva de las vacaciones de verano, para introducirlos cuanto antes, sobre todo, de cara a la vuelta al cole. Es una forma de ir ajustando horarios de manera gradual y tranquila.

«La vuelta de las vacaciones puede ser una gran oportunidad para iniciar de nuevo los buenos hábitos que ya teníamos establecidos».

Maestra de educación infantil y tutora de Up!family.

Se el primero en comentar…
Y tú ¿qué opinas?